La historia detrás de Yogurt de COCO
Me llamo Caro. No soy nutrióloga. No soy chef. Nunca me gustó cocinar…De hecho siempre fui mala para hacerlo.
 Cuando mi hija Victoria tenía 1 año y medio la diagnosticaron con una disfunción celular, que sin entrar en tecnicismos médicos, le ha causado un atraso en todas las áreas de su desarrollo. La buena noticia entonces, fue que gracias a su corta edad había mucho por hacer! Uno de los pilares más importantes en su tratamiento consistía en hacer cambios en su alimentación. Empezamos por reducir proteína animal, eliminar de su dieta leche y todos sus derivados, gluten, azúcares refinadas, granos y la mayoría de las leguminosas. Además su comida de preferencia debía ser libre de todo aquello que priva a los alimentos de su condición “natural” (químicos, endulzantes, colorantes, nitritos, nitratos, espesantes, conservadores…….. ). En pocas palabras, de 12 cosas que Victoria comía, de un día para otro, no debía comer ninguna. Y ahí empezó el mayor reto. Pero los que son papás lo saben… ¿qué no hacemos por los hijos? A raíz de esto empecé a leer, investigar, recorrer tiendas y finalmente no me quedó más que cocinar. A Vic le encantaba el yogurt. Además hay que darle dos veces al día algunos suplementos y medicinas, y lo más práctico es dárselos revuelto con algo suave tipo papilla y que le sepa rico. Tiene limitada la cantidad de fruta que puede comer al día y como si no fuera suficiente, batallamos mucho para fortalecer sus músculos orofaciales y lograr que empezara a masticar alimentos. Así que un yogurt libre de lácteos, azúcares, espesantes, colorantes y conservadores era mi solución. En un principio encontré en el mercado algunas opciones. Tanto en Estados Unidos como en Monterrey. Pero al final, todos tenían algo que no era “legal” en su dieta, o no le gustaban, o había desabasto frecuente. Fue así como nació lo que ahora es el proyecto de Yogurt de COCO. Asesorándome con personas expertas, y después de muchas pruebas, logré producir en mi casa un yogurt que cumple con todo lo que mi Victoria necesita. Todas las mañanas y todas las noches come un poquito (revuelto con fruta y miel de Manuka). En septiembre del 2016 empecé a comercializarlo, buscando las mejores tiendas en Monterrey para hacerlo, ya que como es un producto elaborado en casa de manera artesanal, la producción no puede ser masiva. Me enfoqué en aquellas tiendas que han sido mi luz en la búsqueda incansable de productos reales, en aquellas que se manejan por gente comprometida y preparada, en las tiendas en las que yo confío ciegamente. Pero lo más importante de esta historia no es el Yogurt. Lo que más me ilusiona compartir es que Victoria ha tenido un avance mucho mejor de lo esperado por sus doctores y por cualquiera que la conoce. Después de enormes esfuerzos suyos, nuestros y de todas las personas que se han cruzado en este camino, Victoria ha superado los obstáculos como toda una campeona. Después de un año y medio de terapias intensas, dieta súper estricta y suplementación específica, en Octubre del 2016 Vic se reintegró a su kínder. Mismo con el que estoy infinitamente agradecida porque la recibió con todo el apoyo y cariño que merece ella y cualquier niño especial. Porque quienes la conocen no me dejarán mentir, Victoria es MUY ESPECIAL!!! Es cierto que todavía nos falta mucho camino por recorrer, avanzamos un pasito cada día y siempre llegarán nuevos retos, pero estoy convencida que Victoria va a llegar tan lejos como sea posible, y que me tendrá incondicionalmente para acompañarla en sus triunfos y fracasos. Así que más allá de ser un producto más en el mercado de lo orgánico, más allá de ser un producto nutritivo y DELICIOSO, Yogurt de COCO es una historia de éxito después de mil capítulos de lucha y esfuerzo. Es una historia de AMOR y ENTREGA. Porque el amor sin entrega no es amor, y la entrega sin amor es un suplicio… Es apoyo y esperanza para tantos papás que luchan por sacar adelante un hijo. Yogurt de COCO es un testimonio REAL de cómo la alimentación sana va estrechamente de la mano con la salud. Es el granito de arena con el que puedo compartir con los demás un poquito de mi valioso aprendizaje y así poder apoyar a más personas que como mi Vic, tienen necesidades especiales en su alimentación. Es mi forma de apoyar a más mamás que como yo, buscan darle lo mejor a sus hijos. Yogurt de COCO es una alternativa confiable para todas las personas que buscan su bienestar, porque cada bote está hecho con el amor y el compromiso con el que vivo día con día para darle a mi hija lo mejor. Muchísimas gracias a todos los que han sido parte del proyecto Yogurt de COCO. Vienen cosas nuevas y buenísimas! Gracias INFINITAS y TODO mi amor a quienes son parte también del proyecto Victoria, que es mi motor de vida. Más gracias a mi coequipero de batallas y compañero de vida Pablo, SIEMPRE el apoyo más firme, la mente más fuerte y el corazón más enorme y bueno. Gracias en especial a Dios, porque al final siempre demuestra estar detrás de todo y caminar dela mano de esta familia. Gracias por escogerme para Victoria, aunque me haya tenido que poner a cocinar...
La historia detrás de Yogurt de COCO
Me llamo Caro. No soy nutrióloga. No soy chef. Nunca me gustó cocinar…De hecho siempre fui mala para hacerlo.
 Cuando mi hija Victoria tenía 1 año y medio la diagnosticaron con una disfunción celular, que sin entrar en tecnicismos médicos, le ha causado un atraso en todas las áreas de su desarrollo. La buena noticia entonces, fue que gracias a su corta edad había mucho por hacer! Uno de los pilares más importantes en su tratamiento consistía en hacer cambios en su alimentación. Empezamos por reducir proteína animal, eliminar de su dieta leche y todos sus derivados, gluten, azúcares refinadas, granos y la mayoría de las leguminosas. Además su comida de preferencia debía ser libre de todo aquello que priva a los alimentos de su condición “natural” (químicos, endulzantes, colorantes, nitritos, nitratos, espesantes, conservadores…….. ). En pocas palabras, de 12 cosas que Victoria comía, de un día para otro, no debía comer ninguna. Y ahí empezó el mayor reto. Pero los que son papás lo saben… ¿qué no hacemos por los hijos? A raíz de esto empecé a leer, investigar, recorrer tiendas y finalmente no me quedó más que cocinar. A Vic le encantaba el yogurt. Además hay que darle dos veces al día algunos suplementos y medicinas, y lo más práctico es dárselos revuelto con algo suave tipo papilla y que le sepa rico. Tiene limitada la cantidad de fruta que puede comer al día y como si no fuera suficiente, batallamos mucho para fortalecer sus músculos orofaciales y lograr que empezara a masticar alimentos. Así que un yogurt libre de lácteos, azúcares, espesantes, colorantes y conservadores era mi solución. En un principio encontré en el mercado algunas opciones. Tanto en Estados Unidos como en Monterrey. Pero al final, todos tenían algo que no era “legal” en su dieta, o no le gustaban, o había desabasto frecuente. Fue así como nació lo que ahora es el proyecto de Yogurt de COCO. Asesorándome con personas expertas, y después de muchas pruebas, logré producir en mi casa un yogurt que cumple con todo lo que mi Victoria necesita. Todas las mañanas y todas las noches come un poquito (revuelto con fruta y miel de Manuka). En septiembre del 2016 empecé a comercializarlo, buscando las mejores tiendas en Monterrey para hacerlo, ya que como es un producto elaborado en casa de manera artesanal, la producción no puede ser masiva. Me enfoqué en aquellas tiendas que han sido mi luz en la búsqueda incansable de productos reales, en aquellas que se manejan por gente comprometida y preparada, en las tiendas en las que yo confío ciegamente. Pero lo más importante de esta historia no es el Yogurt. Lo que más me ilusiona compartir es que Victoria ha tenido un avance mucho mejor de lo esperado por sus doctores y por cualquiera que la conoce. Después de enormes esfuerzos suyos, nuestros y de todas las personas que se han cruzado en este camino, Victoria ha superado los obstáculos como toda una campeona. Después de un año y medio de terapias intensas, dieta súper estricta y suplementación específica, en Octubre del 2016 Vic se reintegró a su kínder. Mismo con el que estoy infinitamente agradecida porque la recibió con todo el apoyo y cariño que merece ella y cualquier niño especial. Porque quienes la conocen no me dejarán mentir, Victoria es MUY ESPECIAL!!! Es cierto que todavía nos falta mucho camino por recorrer, avanzamos un pasito cada día y siempre llegarán nuevos retos, pero estoy convencida que Victoria va a llegar tan lejos como sea posible, y que me tendrá incondicionalmente para acompañarla en sus triunfos y fracasos. Así que más allá de ser un producto más en el mercado de lo orgánico, más allá de ser un producto nutritivo y DELICIOSO, Yogurt de COCO es una historia de éxito después de mil capítulos de lucha y esfuerzo. Es una historia de AMOR y ENTREGA. Porque el amor sin entrega no es amor, y la entrega sin amor es un suplicio… Es apoyo y esperanza para tantos papás que luchan por sacar adelante un hijo. Yogurt de COCO es un testimonio REAL de cómo la alimentación sana va estrechamente de la mano con la salud. Es el granito de arena con el que puedo compartir con los demás un poquito de mi valioso aprendizaje y así poder apoyar a más personas que como mi Vic, tienen necesidades especiales en su alimentación. Es mi forma de apoyar a más mamás que como yo, buscan darle lo mejor a sus hijos. Yogurt de COCO es una alternativa confiable para todas las personas que buscan su bienestar, porque cada bote está hecho con el amor y el compromiso con el que vivo día con día para darle a mi hija lo mejor. Muchísimas gracias a todos los que han sido parte del proyecto Yogurt de COCO. Vienen cosas nuevas y buenísimas! Gracias INFINITAS y TODO mi amor a quienes son parte también del proyecto Victoria, que es mi motor de vida. Más gracias a mi coequipero de batallas y compañero de vida Pablo, SIEMPRE el apoyo más firme, la mente más fuerte y el corazón más enorme y bueno. Gracias en especial a Dios, porque al final siempre demuestra estar detrás de todo y caminar dela mano de esta familia. Gracias por escogerme para Victoria, aunque me haya tenido que poner a cocinar...
La historia detrás de Yogurt de COCO
Me llamo Caro. No soy nutrióloga. No soy chef. Nunca me gustó cocinar…De hecho siempre fui mala para hacerlo.
 Cuando mi hija Victoria tenía 1 año y medio la diagnosticaron con una disfunción celular, que sin entrar en tecnicismos médicos, le ha causado un atraso en todas las áreas de su desarrollo. La buena noticia entonces, fue que gracias a su corta edad había mucho por hacer! Uno de los pilares más importantes en su tratamiento consistía en hacer cambios en su alimentación. Empezamos por reducir proteína animal, eliminar de su dieta leche y todos sus derivados, gluten, azúcares refinadas, granos y la mayoría de las leguminosas. Además su comida de preferencia debía ser libre de todo aquello que priva a los alimentos de su condición “natural” (químicos, endulzantes, colorantes, nitritos, nitratos, espesantes, conservadores…….. ). En pocas palabras, de 12 cosas que Victoria comía, de un día para otro, no debía comer ninguna. Y ahí empezó el mayor reto. Pero los que son papás lo saben… ¿qué no hacemos por los hijos? A raíz de esto empecé a leer, investigar, recorrer tiendas y finalmente no me quedó más que cocinar. A Vic le encantaba el yogurt. Además hay que darle dos veces al día algunos suplementos y medicinas, y lo más práctico es dárselos revuelto con algo suave tipo papilla y que le sepa rico. Tiene limitada la cantidad de fruta que puede comer al día y como si no fuera suficiente, batallamos mucho para fortalecer sus músculos orofaciales y lograr que empezara a masticar alimentos. Así que un yogurt libre de lácteos, azúcares, espesantes, colorantes y conservadores era mi solución. En un principio encontré en el mercado algunas opciones. Tanto en Estados Unidos como en Monterrey. Pero al final, todos tenían algo que no era “legal” en su dieta, o no le gustaban, o había desabasto frecuente. Fue así como nació lo que ahora es el proyecto de Yogurt de COCO. Asesorándome con personas expertas, y después de muchas pruebas, logré producir en mi casa un yogurt que cumple con todo lo que mi Victoria necesita. Todas las mañanas y todas las noches come un poquito (revuelto con fruta y miel de Manuka). En septiembre del 2016 empecé a comercializarlo, buscando las mejores tiendas en Monterrey para hacerlo, ya que como es un producto elaborado en casa de manera artesanal, la producción no puede ser masiva. Me enfoqué en aquellas tiendas que han sido mi luz en la búsqueda incansable de productos reales, en aquellas que se manejan por gente comprometida y preparada, en las tiendas en las que yo confío ciegamente. Pero lo más importante de esta historia no es el Yogurt. Lo que más me ilusiona compartir es que Victoria ha tenido un avance mucho mejor de lo esperado por sus doctores y por cualquiera que la conoce. Después de enormes esfuerzos suyos, nuestros y de todas las personas que se han cruzado en este camino, Victoria ha superado los obstáculos como toda una campeona. Después de un año y medio de terapias intensas, dieta súper estricta y suplementación específica, en Octubre del 2016 Vic se reintegró a su kínder. Mismo con el que estoy infinitamente agradecida porque la recibió con todo el apoyo y cariño que merece ella y cualquier niño especial. Porque quienes la conocen no me dejarán mentir, Victoria es MUY ESPECIAL!!! Es cierto que todavía nos falta mucho camino por recorrer, avanzamos un pasito cada día y siempre llegarán nuevos retos, pero estoy convencida que Victoria va a llegar tan lejos como sea posible, y que me tendrá incondicionalmente para acompañarla en sus triunfos y fracasos. Así que más allá de ser un producto más en el mercado de lo orgánico, más allá de ser un producto nutritivo y DELICIOSO, Yogurt de COCO es una historia de éxito después de mil capítulos de lucha y esfuerzo. Es una historia de AMOR y ENTREGA. Porque el amor sin entrega no es amor, y la entrega sin amor es un suplicio… Es apoyo y esperanza para tantos papás que luchan por sacar adelante un hijo. Yogurt de COCO es un testimonio REAL de cómo la alimentación sana va estrechamente de la mano con la salud. Es el granito de arena con el que puedo compartir con los demás un poquito de mi valioso aprendizaje y así poder apoyar a más personas que como mi Vic, tienen necesidades especiales en su alimentación. Es mi forma de apoyar a más mamás que como yo, buscan darle lo mejor a sus hijos. Yogurt de COCO es una alternativa confiable para todas las personas que buscan su bienestar, porque cada bote está hecho con el amor y el compromiso con el que vivo día con día para darle a mi hija lo mejor. Muchísimas gracias a todos los que han sido parte del proyecto Yogurt de COCO. Vienen cosas nuevas y buenísimas! Gracias INFINITAS y TODO mi amor a quienes son parte también del proyecto Victoria, que es mi motor de vida. Más gracias a mi coequipero de batallas y compañero de vida Pablo, SIEMPRE el apoyo más firme, la mente más fuerte y el corazón más enorme y bueno. Gracias en especial a Dios, porque al final siempre demuestra estar detrás de todo y caminar dela mano de esta familia. Gracias por escogerme para Victoria, aunque me haya tenido que poner a cocinar...